Buenas

Facebook, en un intento de poner más controles que permitan la configuración de la privacidad en su red social, ha añadido más opciones a sus Páginas (no confundir con Perfiles) con este mismo fin. Las páginas en Facebook son como los perfiles pero orientadas a personajes públicos, empresas, productos o servicios. Eso de lo que uno se hace fan si lo desea, para que nos entendamos.

El hecho es que la interpretación del cómo se ha hecho a mi me ha dejado perplejo.

2009-08-06_124732

Por ejemplo Facebook permite restringir el acceso a una página geográficamente. La idea es buena si no fuera porque la restricción se basa en que puedes dejar que tu página sea accesible en USA, Uk, Canadá, Reino Unido, Australia o el conjunto del resto de los países. Es decir, no puedes decir España y Andorra, Colombia, o tal, puesto que o eres anglosajón y tal, o está en el resto del pelotón, lo cual deja claro que Facebook se está amoldando una vez más al mercado que le interesa y a las leyes que rigen sus contenidos, que como todo el mundo debiera saber son las de esos países y no las del “resto”.

No obstante la siguiente restricción es todavía mucho más evidente de por dónde van los tiros. Facebook permite restricciones a los mayores de 13 años (se considera pública o apta para todos), y luego hace un segmento entre los mayores de 17, 18, 19 y 21 (Mayoría de edad para beber en esos países). Y acaba con un glorioso Edad legal para alcoholizarse.

2009-08-06_124840

2009-08-06_132038

Desde luego los términos elegidos para hacer ese filtro no creo que admitan discusión sobre lo poco afortunado de su elección pero ¿Y las intenciones?

Le explicación es, según Facebook, “Sólo podrán ver tu página aquellos usuarios que sean mayores de 21 en los EEUU, de 19 en Canadá (18 en Alberta, Manitoba y Quebec) y de 21 en cualquier otro sitio.”. Como uno puede volver a notar la privacidad es puesta e interpretada al servicio de leyes de los sitios físicos donde residen los datos y culturas ajenas a los usuarios de sus servicios. Esto, fuera de la anécdota, es una forma nueva de colonización, y lo digo sin exagerar ni un ápice. Costumbres y leyes de otros países impuestas en un pretendido mundo global. El que paga y sirve, manda.

Sirve de ejemplo de los múltiples puntos de vista de esta paradoja que  Facebook esté preocupado por el impacto de la publicidad del alcohol pero quizás los fabricantes de cerveza o un país productor de vino como España no le parezca tan buena idea. Y por supuesto nadie va a aprovechar para hablar a sus audiencias sobre  consumos responsables, impacto de la bebida en los jóvenes, accidentes de tráfico y su relación con el alcohol, o desde un punto de vista más hedonista la cultura del vino, o cualquier otro punto de vista. Aquí, como siempre, lo que importa y preocupa es hacer caja, y lo que  el señor J.B, Budweisser y compañía no tengan problema alguno en hacerlo.

Porque aunque uno sabe que no está descubriendo nada nuevo en el mundo es bueno volver a decir que el objetivo de una empresa es maximizar su beneficio. Y las redes sociales son negocios y no ONG ni revoluciones. Business.