Las batallas de Y

By | 1 julio, 2010
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn0

 

Buenas

“Y” normalmente es alguien que tiene o ha tenido relación con los medios, o con el mundo empresarial ligado a la red, o con cualquier cosa relacionada con la tecnología. En un mundo en el que un experto es alguien que se leyó el manual 2 días antes que tú, un empresario de éxito en la red, o emprendedor,  el que consiguió con su verborrea sacar unos milloncejos para mantener un negocio durante unos meses hasta que se los fundió, o un gurú al que le silban tonadas como cantos de sirena sobre aparatos electrónicos o servicios webs para que los repita como un mantra mientras pone el cazo, hay bastantes “Y”.

“Y” sería/es/podría ser un tipo de lo más normal en la vida real y pasar absolutamente desapercibido, o no, ¿quién sabe?, pero se ha percatado de que en la red somos miopes y vamos al bulto, más que a lo concreto. Cuando digo desapercibido me refiero a que los conocimientos sobre lo que habla, o como los expresa, o lo que realmente cuenta, no llamaría la atención tanto si no fuera por una sola cosa, el poder mágico de los números.

Verán ustedes, un “Y” confía su futuro a tener un número alto, mucho, de cualquier cosa con la que los ignorantes medimos el éxito en esto de la red. Mucho de enlaces, mucho de trackbacks, mucho de followers, mucho de minutos en medios,  etc. Mucho de todo. Aunque cuando uno se enfrenta a esas cifras y las intenta traducir en algo real, ponderable, medible, con sentido, no lo consiga. Sus esfuerzos están en eso, en tener un número alto, porque “Y” sabe perfectamente que en la red se cumple que el que más tiene, más consigue de eso con lo que se identifica a la gente importante en la red. Si alguno te señala, con toda probabilidad habrá alguien que crea que eres importante, y más se sumaran a esa tarea. Cuando sean muchos los que te señalan, aunque no sepas muy bien porque, es probable que te encuentres a una verdadera multitud apuntándote con el dedo. Un poco como en la vida real cuando uno apunta con el dedo para arriba y dice: “Mira, un elefante volando” y si consigue que alguno pique con toda probabilidad habrá más.

La historia, que a muchos nos parece una tontería, de ese afán de engordar números es que finalmente se traducen en lo que llamamos “retorno”. ¿Qué es el retorno? Pues algo tangible, al contrario que el juego de los números. Se llama dar charlas, dar cursos, artículos o columnas de prensa, ayudar a lobbies, vender libros, etc. Unos lo llaman buzz, otros influencia, otros negocio. Igual que las vallas publicitarias, vamos, tanto tienes (números), tanto vales y tanto ganas. De hecho si comparamos los “Y” con músicos adoramos a quienes nos cantan los estribillos pegadizos y sin mucho problemas para alegrarnos el día, no a quien nos recuerda que las cosas son como son, no sea que nos deprimamos

En todo caso si uno considera que un “Y” está jugando a engordar su ego, no tendría más importancia. En la red las cosas son así, ocio y porno, ya saben. El problema está cuando un “Y” se mete en camisa de 11 varas señalando cosas que no sean vídeos de gatos tocando el piano, el último pantalón de Apple, la última estupidez de Google y cosas así. Digo cuando “Y” señala un tema serio, muy serio y quiere jugar a lo mismo y seguir aumentando los números.

Y cuando alguien dice, oye “Y”, que es que la guerra, el hambre, los abusos de niños, o cualquier causa injusta de esas que no tenemos más remedio que convivir con ellas, no es un tema como para jugar a ver si saca uno retorno, igual se mosquea. Y entonces “Y” que dice que cree fervientemente en el poder de la unión de la humanidad contra las cosas en forma de Facebook, Friday Follow en Twitter,  y demás, se enfurruña y empieza a mover la historia para escurrir el bulto. En vez de declarar que igual se equivoca, toca a la puerta de  unos cuantos, eso sí en privado para que no se note, para ver si puede sacar lo que en los negocios se llama “retorno”, vulgo beneficio alguno en la forma que crea conveniente, y si ve que la cosa no le va a reportar más que dolores de cabeza, sinsabores, o sobre todo le va a obligar a dar la cara,  se vuelve a escudar en el santo poder de la multitud.

Declara que la multitud es todo y demás, porque en realidad así la cosa queda diluida y nadie le va a pedir explicaciones de porque no da la cara él y coge el toro por los cuernos, que para eso le han señalado como un tipo importante,  y hace algo más que tocar las trompetas para que la gente sume, y,  de paso, también engorde sus números.

Ya saben, si la causa es fea, el resultante será que ahora todos somos necesarios, e “Y” contingente, que dirían en “Amanece que no es poco”. Justo lo contrario si la cosa funciona sin problemas, como por ejemplo con temas menores y mucho menos problemáticos como el futbol, la cría de margaritas, el amor a los pechos grandes,  o cualquier otra cosa más popular, donde si la cosa va bien, “Y” es necesario y los demás son contingente.

La prueba de lo que les digo es que muchos de estos “Y” son los que van luego a despachos a negociar con ministros “representándose ellos mismos”, o anuncian que las cosas deben ser así o asa sin explicar porque para que asintamos con la cabeza, o nos mandan al frente contra problemas mayores, y luego nos abandonan allí, cuando las cosas se ponen feas, o simplemente no hay “retorno”, y se sientan a ver que es lo que ocurre.

Y sin tantos miramientos les diré, fiel a mi estilo de tipo “problemático” y demás, que no creo ni he creído en el poder de la red, ni de los números, ni de las arengas, ni de los mantras. Yo creo en las personas, y si veo muchísimas juntas no diré que son poderosas hasta saber y constatar realmente que hacen. Multitudes asistieron a linchamientos, ejecuciones, quemas de brujas y muchas más injusticias y nadie señaló que “lo poderoso” de juntarse tanta gente es que no hicieron nada para evitarlo, y no lo contrario. A mucha gente haciendo eso, inhibirse y cruzarse de brazos, se les llamaban otras cosas en mis tiempos. Ahora en cambio, gracias a la Santa Red, algún desinformado periodista los saca en televisión diciendo que tal grupo de “Señoras que…” debe ser importante, porque son muchos, sin entrar en que realmente están haciendo.

Dicho esto les invito a leer la magnífica entrada sobre “Las batallas de X” de mi estimado Adolfo, @cosechadel66, y así quizás tengan un poco más claro de que va esto de la red, que a partir de ahora llamaremos Z.

Porque como todo el mundo sabe, X+Y = Z

De toda la vida

Saludos

8 thoughts on “Las batallas de Y

  1. nor7992

    Creo que he entendido el conflicto. O a lo mejor no he entendido nada y todo lo que voy a decir a partir de ahora es un estupidez…

    Tu eres práctico, rudo si me lo permites y directo. No todo el mundo va a tu ritmo. Pero te entiendo y apoyo.

    Para mi la red para mi no es mas que una forma rápida de movilizar gente, pero una vez movilizada… que hacemos? En eso coincido contigo.

    También X es necesario aunque solo sea una firma digital quizas es un enfoque más romantico similar a millones de granos de arena hacen una playa.

    No se yo siempre he creído en el trabajo en equipo, pero por otro lado a veces pensando en este tema me pregunto: ¿cual es el siguiente paso?

    Nor

    Reply
  2. @JosePol0

    mi primero profe en la carrera de periodismo me puso lo siguiente en la pizarra:

    “El hecho que vuestra voz esté amplificada hasta el punto que llegue de una banda a otra del país no os confiere más sabiduría o comprensión que la que teníais cuando vuestra voz llegaba únicamente de una punta a la otra del bar”

    Edward R.Murrow

    Realmente es un placer leerte y me ha gustado mucho cuando dices que en lo que crees es en las personas, un servidor también. No hay que tener miedo a desengañarse.

    Reply
  3. Indignado

    Excelente el artículo “Las batallas de X” de @Cosechadel66. Las X son los usuarios digitales (personas) que intentan con sus clics cambiar el mundo o tranquilizar sus conciencias. Un artículo reflexivo que invita a sumar y avanzar, independientemente de la motivación de cada uno.

    Al leer tu artículo “Las batallas de Y”, en clara referencia a los “gurús o expertos de la red”, echo de menos una autocrítica, te quedas al margen y no te incluyes. Yo no te considero X, te considero Y.

    Por otro lado, las causas pro defensa de la infancia de Y generan una lógica y natural empatía en los X, que en muchos casos inhibe cualquier tipo de razonamiento otorgando fe ciega a cualquier argumento.

    No es posible sumar X e Y para dar lugar a Z como si de un grupo homogéneo se tratase.

    El factor de influencia de los Y sobre los X es lo que condiciona finalmente Z (que pudiéramos definir como estado mental de la red)

    Eso si olvidarnos que S (sociedad) , no está compuesta únicamente por X e Y (los Z), sino también por los A (analfabetos digitales), que verán con buenos ojos cualquier causa en pro de la defensa digital de la infancia, sin importar los argumentos técnicos que hay de fondo.

    Podríamos seguir gastando letras para definir a enfermos mentales, menores perturbados, fanáticos, delincuentes, etc que también son un factor de influencia en Z.

    Saludos,

    Indignado

    Reply
  4. JuanM

    Indignado, como se nota que no conoces a Marcelino.

    Los Y suman followers, friends, visitas, … con un fin económico, aunque bajo una apariencia de X. Por ejemplo con frases tipo “luchemos contra la SGAE”, “usa Firefox”, …

    Los Y suelen ser lo que rulan por Facebook con miles de friends, que aceptan a cualquier friend o a cualquier follower porque en el fondo lo que quieren es sumar a toda costa, pero no amigos o gente interesante sino AUDIENCIA, audiencia que luego te va a reportar un ROI (retorno objetivo de inversión). Y dirás ¿qué inversión?, pues esa, la de estar pegados las 24h. al monitor para sumar y sumar.

    Si Marcelino fuera un Y tendría un FB con miles de friends, hubiera montado él mismo el grupo de FB contra la pederastia que hay montado ahora mismo y hubiera tomado parte en más acciones a las que ha sido invitado y que quizá tú ni sepas de su existencia.

    ¿Sabes que Marcelino tenía un blog en Live que era de los mejor posicionados a nivel mundial? ¿sabes de qué era su blog? ¿sabes si ponía o no publicidad?.

    Me parece patético, INDIGNADO, que tú, que has sido cuestionado durante un largo año por la justicia, actúes tan a la ligera con cualquier persona, denotas el mismo tipo de prejuicios que han tenido contigo, me has terminado de decepcionar con esta entrada, para mí ya has perdido toda credibilidad.

    Reply
  5. Indignado

    Yo no cuestiono a Marcelino como persona (X), creo que es un tipo noble y que cree en su causa, lo cuestiono como (Y) que condiciona a varios X para que ejerzan presión en lugares equivocados.

    Antes de ser detenido yo no diferenciaba entre un pederasta y un pedófilo. Ahora distingo claramente entre un pedófilo platónico y un pedófilo patológico. El platónico siente un amor profundo por los niños sin necesidad de sexo, el patológico requiere de intervención psicológica para evitar que su parafilia llegue a la pederastia.

    El día que conocí al caza pedófilos Joshua Timberland, alias el Cafetero Perturbado, se me abrieron los ojos.

    Ejercer presión sobre la red no elimina el problema, provoca que los verdaderos delincuentes tomen más precauciones para no ser localizados y que los políticos tomen medidas desproporcionadas que afectan a derechos fundamentales de todos, que incluso lleva a inocentes a la cárcel.

    Si tenemos a un grupo de pedófilos patológicos (no pederastas) en la red de Windows Live, que de ninguna otra forma tendríamos acceso a ellos ya que viven escondidos entre nosotros, ¿por qué no intervenir de otra forma? ¿por qué no tomar medidas preventivas interviniendo en sus espacios con argumentos asertivos y empáticos sobre el daño que pueden producir a la infancia y sus consecuencias?

    Tengo la impresión de que vemos a esos pedófilos patológicos como vampiros, que por el mero hecho de hablar con ellos te van a contagiar:
    http://www.mmadrigal.com/la-asociacin-de-internautas-mantiene-en-su-foro-comentarios-de-un-pedfilo/

    Me he tirado dos día enteros buscando perfiles pedófilos en Windows Live y sinceramente no he encontrado ninguno explícito con imágenes de pornografía infantil. He denunciado un perfil de Zoofilia que ya ha sido igualmente desactivado, Entonces ¿funciona o no funciona el REPORTAR ABUSOS a Microsoft? Yo diría que sí.

    Cuando buscas perfiles relacionados con el sexo en Windows Live, entre los más radicales, existe mucho perfil exhibicionista, con el pene a las doce, y otro tanto de perfiles con avatares de niños ¿pero cómo determinamos si sus propietarios son niños o no? Muchas imágenes provienen de galerias fotográficas externas, en las que destacan modelos infantiles.

    La duda a resolver es si Microsoft, tal y como ha indicado, pasa a las autoridades competentes los perfiles de pornografía infantil explícitos (delito), ya que como he dicho más de una vez, notificar un abuso en un perfil no significa que Microsoft deba denunciar a la policía.

    Patalear y señalar a todo Dios como responsable de no hacer nada, me parece la mayor de las irresponsabilidades.

    El mantenimiento de las buenas prácticas en Internet no es cuestión única de Microsoft, es labor de todos, y si tenemos que dar un millón de veces al botón notificar abusos, debemos hacerlo.

    Marcelino, singo sin recibir la dirección del perfil que me ofreciste para denunciarlo por esa vía.

    Indignado

    Reply
  6. mmadrigal Post author

    Indignado
    Ni lo vas a recibir. Yo denuncio a las autoridades y ellas que decidan, o ¿es que ahora vas a ser tu el juez también?
    Ah, supongo que los de los penes y tal los habrás reportado a soporte. ¿No? ¿O solamente el de zoofilía? ¿Lo otro te da lo mismo Indignado?
    Por último, no te vuelvas a confundir. Yo no soy Joshua. Si quieres discutir algo con él sabes perfectamente donde está. Seguro que estará encantado de leer los comentarios como los que estás dejando en este blog en el suyo.
    Suerte

    Reply
  7. JuanM

    Indignado, no has entendido entonces nada de la entrada de Marcelino ni a lo que se refiere cuando denomina a alguien Y.

    A lo demás no te voy a contestar porque no es parte del fin de esta entrada, es un off-topic más.

    Reply
  8. @JosePol0

    No conozco a Marcelino y no sé a ciencia cierta si es Y o X pero para este caso creo que es totalmente irrelevante ya que lo que consigue es que gente como un servidor, que no tenia ni idea de como se mueve esta lacra en windows live se alerte,esté con los ojos bien abiertos e intente poner su granito de arena.

    Por otra parte, creo que reportar perfiles ilegales es una buena manera de ayudar a limpiar la red y que todos debemos hacerlo en la medida de lo que podamos pero no nos engañemos, tener la red limpia es responsabilidad primera de las empresas y de las autoridades correspondientes. Ahora seré yo policía …

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *