Uno cuando ve estas cosas se acuerda de la vieja historia que nos cuenta que durante la fiebre del oro los únicos que se hicieron ricos fueron los vendedores de picos y palas, en vez de los buscadores del metal.

Sin acritud,  salvando las distancias con el vil metal, y deseando toda la suerte del mundo a sus organizadores.

Etiquetas de Bitacoras :