Disculpas

por | 18 abril, 2012

 

 

Buenas

El primer día que vi disculparse a un rey, diciendo que había cometido un error y no lo volvería a hacer, tenía 47 años. Casi media vida para asistir a algo tan asombroso. Una vida, la mía, la de todos,  que ha pasado por muchos errores, algunos propios y otros ajenos. La verdad aquello me produjo sorpresa . Lejos de entrar en el porqué lo hacía, después de asistir a tanto disparate, sobre todo en los últimos años, creo que merece destacarse que eso ocurrió, y quien quiera verlo puede, simplemente,  abrir los ojos. Muchos otras acciones que golpean estos tiempos a tantos y tantos ciudadanos no han merecido eso. Una disculpa, me refiero. Al parecer todo tiene explicación. “Vivíamos por encima de nuestras posibilidades”, “la situación es insostenible”, “la tensión de los mercados”, “no somos competitivo”s, etc, y sobre todo la disculpa de siempre en España : “La culpa la tiene otro”.

Pero pedir disculpas por lo imperfecto del ser humano , pocas o ninguna. Si hay que apilar niños en aulas, se apiñan. Si hay que pagar otra vez los medicamentos que ya pagas, lo haces. Si hay que subir los impuestos para compensar la bajada de sueldo, nótese la ironía, se hace. Si hay que recortar , se recorta. Pero ningún “fue culpa mía”, “me equivoqué” y sobre todo ningún “no lo volveré a hacer”. Sobre todo eso, ningún “no lo volveré a hacer”

Así que déjenme que sea republicano, pero no mezquino, y le diga a este señor que acepto sus disculpas, que entiendo que todos cometamos errores en nuestra vida y que espero que no lo vuelva a hacer.

Y a los demás, y ustedes saben a quienes me refiero, algunos de ellos republicanos también, otros monárquicos y los muchos más simplemente buscavidas, que aprendan.

Saludos

5 pensamientos en “Disculpas

  1. lolalmazan

    Como de costumbre ex-ce-len-te Marce.
    A veces me da la sensación que me quitas las palabras de la boca. Gracias

    Responder
  2. Sagra

    Hola, me gustaria que te pusieras en contacto conmigo, para un asunto que no puedo tratar en público. Tu nombre me lo han facilitado, yo soy una amiga de la hermana de saca.
    A ver si te lo puedo comentar por email lo antes posible.

    Responder
  3. Carlos

    Marcelino, después de leer, pienso de otra manera. Veo que su sinceridad esta muerta de vergüenza.
    Otros, no tienen ni vergüenza.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.