El día de la paz y el odio

por | 20 octubre, 2011

 

Buenas

Me permiten una anotación muy corta en un día plagado de noticias que producen sentimientos muy contradictorios. Hemos visto asesinar a un dictador y a asesinos decir que ya no lo harán más.

Yo se bastante del odio, por desgracia. No me vanaglorio de convivir y pelear contra una de las caras más horribles de los humanos, ya saben ustedes a lo que me refiero. Para nada. No hay héroes. Pero si les quiero decir que el odio no hace avanzar nada. Si uno se deja llevar por el odio, y muchas veces lo he sentido hasta la médula viendo las salvajadas que podemos hacer a los menos protegidos, ha perdido. Y ha perdido porque el odio es un  lastre en cualquier pelea. No le deja a uno pensar con claridad, tomar acciones , intentar solucionar problemas. El odio enquista y te ata los pies de tal manera que uno se encuentra anclado en él.

Yo se bastante de victimas. Nada hicieron para merecer que monstruos se cebaran con ellas. Simplemente estaban allí y les causaron un dolor inhumano. Entiendo que ellos odien a sus verdugos y a quienes permiten que lo sufrieran, pero nosotros, los que debemos intentar que eso no vuelva a ocurrir, no debemos dejarnos llevar por él. Nos entorpecerá. Nos lastrará. Nos dolerá de tal manera que ellos habrán ganado.

El objetivo no es otro que acabar con ese sufrimiento, o intentar mitigarlo. No debe ser otro. No la venganza. Acabar con ello.

Mi respeto y ánimo a todos los que el ala de la sinrazón, la intolerancia y sobre todo la maldad los hirió por el terrorismo. Pero les invito a reflexionar sobre que pretendían estos seres inhumanos. Quizás lleguen a la conclusión que yo. Ellos lo hicieron para que no avanzáramos. Para que les odiáramos y no pudiéramos seguir.

No les dejen ganar. Acabaremos con ellos y viviremos en paz. Para que nos vean como lo hacemos y sean ellos los que se den cuenta de su derrota. No es fácil, pero lo haremos. No lo duden.

Saludos

Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad? Eso es lo que significa ser un esclavo.— Roy Batty (Blade Runner, 1982)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.