Llevando a la práctica lo aprendido estos días en la red

por | 21 marzo, 2010

 

Buenas

Está mañana me he ido de excursión. He llenado una mochila con unas cuantas cosas y me he presentado en una escuela de negocios de los mejorcito de Madrid. He entrado dando los buenos días,  en un aula, y me he sentado en la última fila. Como la clase ya había comenzado me han preguntado qué hacía allí. Les he dicho que asistir a la clase, que me han dicho que eran de las mejores de Europa, que me serviría para adquirir un gran conocimiento, y que igual mejoraba mi posición profesional. Aunque le he aclarado al señor profesor que para nada ese era mi objetivo.

He abierto mi mochila y he sacado una cámara de vídeo, y una grabadora. El hombre me ha mirado más extrañado todavía. Le he dicho que no se preocupara, que siguiera. Le he comentado que iba a grabar su clase y su charla. Que la subiría a Internet, y que la iba a compartir con mis amigos. Gratuitamente. Igual con suerte alguna Web de enlaces le interesaba y lo enlazaban. Así mucha gente podría beneficiarse de todo esto.

El tipo se ha enfadado. Me ha dicho que para asistir a sus clases tengo que pagar 35 mil Euros. ¿Cómo? ¿Pues no es la cultura libre y los contenidos, y todo?, le he dicho yo. El me ha dicho que no, que es que es su trabajo, que es su negocio, que vive de ello (muy bien por cierto a juzgar por cómo iba vestido y el pedazo móvil que usaba). Se ha puesto la mano en el mentón y me ha comentado que ellos dan facilidades, que puedes pedir un préstamo a un banco, que puedes pagar a plazos, mil cosas.

Entonces le he dicho que si se creía que era tonto. He sacado mi router de la mochila y le he dicho que se informara. Que su modelo de negocio estaba obsoleto. Que eso que pretendía era perpetuar algo que estaba muerto. Que la red tal y cual. Que Sinde tal y cual. Que las descargas tal y cual. Que soy un internauta. Que no quiero lucrarme, ni nada. Que era para compartir. Que con su actitud estaba poniendo en peligro futuros puestos de trabajo, al negarles su sabiduría. Y sobre todo que yo no le robaba. Que su conocimiento quedaría intacto aunque yo lo grabara y lo compartiera sin ánimo de lucro. Es más, que si le parecía una tomadura de pelo, que en vez de dar su magistral clase en ese tono, lo hiciera cantando, que así la cosa sería mejor.

Han llamado a uno de seguridad que era como un armario ropero y me ha echado. Y sin juez ni nada, oiga. Directamente.

23 pensamientos en “Llevando a la práctica lo aprendido estos días en la red

  1. raidomains

    Madrigal supongo que esto será coña, en caso contrario tienes dos cojones como un templo, estoy deseando de ver todo el material que hayas obtenido.

    Responder
  2. Jenaro

    La cultura es libre.
    La prestación de servicios, por lo general, se retribuye.

    Saludos.

    Responder
  3. Andres

    Muy divertida la entrada, maravillosa.

    Pues esta mañana yo también salí de excursión, llené mi mochila de cosas (bocata y refresco) y justo cuando salí por mi puerta vino un hombre y me dijo que le tenía que dar 1000 euracos por si iba a grabar a una escuela de negocios, ya que la escuela era privada y valía 35000 euros matricularse. Yo le dije que por supuesto que no iba a una escuela de negocios, solo quería ir al campo, le abrí la mochila y le enseñé lo que llevaba, ni siquiera llevaba cámara para grabar, así que creí que todo se solucionaría.

    Nada más lejos de la realidad, va el tío y me dice que justo esta mañana alguien entró en una escuela de negocios con la intención de grabar la clase y compartirla con los amigos y que por ese motivo todos los que fuéramos con mochila y saliéramos de excursión deberíamos pagar 1000 euros, por si alguien más se le ocurriera entrar a la dichosa escuela.

    En fin, yo que soy un tío de bien, pacífico y que no quiero complicaciones agaché la cabeza y le solté los 1000 euracos. Y como fui majete pues el hombre me invitó a un café. Estuvimos hablando y me dijo que la cosa iba muy bien, porque de hecho ahora cobraban a todos los panolis con mochila que salíamos a pasear y que recaudaban como para abrir 50 escuelas, y que lo mejor de todo era que la escuela en cuestión (la de los 35000 euros) tampoco veía mucho dinero, solo un pequeñísimo porcentaje. No recuerdo como se llamaban…

    Para despedirme el tío me dio una palmadita en la espala y me dijo: “Nos vemos ladronzuelo, y cuidado que a su hijo también lo veo salir con una mochila de vez en cuando…” Menos mal que me ha avisado, el peque es menor de edad todavía, pero al menos habrá que ir diciéndole lo que puede o no puede hacer. Qué mejor que nos lo dicten esta gente de bien.

    Qué coincidencia oye, creí que estaría bien compartir esta anécdota, ya que a ti también te ha pasado algo igual.

    ¡Un saludo!

    Responder
  4. Victoria

    Si él grabara sus clases en un CD y lo vendiera, no estaría mal que compraran uno entre todos los alumnos y se pasasen copias. Tanto entre ellos como a otros colegas ajenos a la clase. El profesor estaría cobrando por su clase, por el porcentaje por las ventas de los CD’s y por el que le corresponde por la «propiedad intelectual».

    Es muy diferente entrar por el morro, grabar una clase y regalarla. Sobre todo teniendo en cuenta que cada clase es única e irrepetible y que el profesor se prepara cada una de ellas a conciecia (o al menos debería). No es lo mismo que trabajar una vez y vivir de ello toda tu vida.

    Responder
  5. charlibuu

    Yo también..yo también quiero contar…

    Esta mañana he salido de casa con mi mochila, la llene de mala hostia, ganas de aplastar la cabeza de algún yupi ejecutivo de la todopoderosa diosa hindú, paciencia y algo mas de ocho euros para pagarme la comida, que no debería ser necesario si trabajáramos siete horas diarias y nos fuéramos a comer a casa. Pues bien, como iba diciendo, salía de mi casa esta mañana con mi mochilita cuando vi en el suelo una migaja de reconocimiento, profesional y social, de dignidad etc, y cuando me agache a recogerlo sentí como me arrancaban el pantalón y los calzones para, inmediatamente notar un terrible dolor en mi amor própio y en mi culo.

    Así es la vida. Porque en este país, por suerte, no se puede tener armas que si nooo….

    Responder
  6. Anonimio (aunque la IP lo dice todo)

    Yo he ido a otra universidad con el mismo afán.

    Y el profesor me ha dicho que le daba igual lo que grabara, ya que toda la información dada en su clase se encontraba de libre acceso en el internet y bibliotecas, pero como yo era un muerto de hambre perroflauta que no tenía 35000 euros para malgastar en información obsoleta y ningún compañero de clase se dignaría a tratar conmigo o involucrarme en proyecto laboral alguno dado que no estoy a la altura, estaba perdiendo mi tiempo.

    Así que asimilé mi situación y la de otros tantos, entendí que los asuntos de palacio se quedan fuera de mi alcance, que oponerme a políticos o intentar ejercer la democracia en este país era perder en tiempo…

    Por lo tanto decidí seguir las recomendaciones que para mí dispone la larga tradición literaria española y dedicarme al pillaje e intentar obtener todos los servicios y productos posibles de manera gratis así no se lucran de mí unos cuantos HP.

    Las leyes podrán cambiar, pero yo me las seguiré ingeniando para vivir por la cara, cuando dios cierra una puerta el diablo abre una ventana…

    Lo mejor sería que cada blogger o tuitero o comunicante de turno se dedicara a hablar y transmitir aquello que conocen en lugar de politizar todo medio, ya sea de tecnología, moda, corazón, que al final siempre acabamos hablando de zapatero, la Estaban y demás y sin compartir lo que sabemos ni colaborar para entre los pobres para llegar a buen puerto.

    Dejemos de perder el tiempo hablando de otros y asuntos fuera de nuestro alcance y unámonos en el pillaje colectivo, esa es la verdadera democracia.

    Responder
  7. Antonio E. Zafra

    Mira que me he reído leyendo el post jajaja. Bueno leyendo el post y cuando leo a otros decir que su blog se ofrece bajo licencia CopyLeft…que eso también tiene guasa…

    Responder
  8. Small Blue Thing

    Victoria :
    Si él grabara sus clases en un CD y lo vendiera, no estaría mal que compraran uno entre todos los alumnos y se pasasen copias. Tanto entre ellos como a otros colegas ajenos a la clase. El profesor estaría cobrando por su clase, por el porcentaje por las ventas de los CD’s y por el que le corresponde por la “propiedad intelectual”.
    Es muy diferente entrar por el morro, grabar una clase y regalarla. Sobre todo teniendo en cuenta que cada clase es única e irrepetible y que el profesor se prepara cada una de ellas a conciecia (o al menos debería). No es lo mismo que trabajar una vez y vivir de ello toda tu vida.

    Ilusa de mí, que creía que el post era insuperable…

    Responder
  9. Maribel

    jajajajajajajajajajjjajajja Muy buena Marce, me has hecho reír un montón 😀

    Responder
  10. maty

    Sin entrar en el fondo, me parece una cobardía no hacer la crítica en la bitácora del susodicho. Tal vez esté ciego y no la haya visto, con lo que agradecería ser corregido.

    También Quevedo tenía una pluma brillante, pero muchas veces la utilizó malsanamente para destruir a sus enemigos, apelando muchas veces a los más bajos instintos que todos tenemos -unos más escondidos/arrinconados que otros.

    Responder
  11. publikaccion

    confundir servicio con conocimiento es peligroso macho… sobre todo sabiendo que lo que enseñaba ese supuesto profesor, seguramente lo encuentres en la red… pero no el servicio que ese «profesional» prestaba.

    personalmente creo que es peligroso intentar confundir a la gente, cuando no saben donde tiene la frente en muchos casos… ;o)

    Responder
  12. Beatriz

    Es un tema complicado este… Lo único que tengo claro es que si uno está a favor de la libre circulación del conocimiento de los demás, es justo que comparta el suyo.

    Responder
  13. jajaja

    jajaj. GEnial sin lugar a dudas. Eso y no otra cosa es la estupidez que estamos viendo a diario.
    Enhorabuena por la entrada monstruo 2.0

    Responder
  14. Leon

    maty :
    Sin entrar en el fondo, me parece una cobardía no hacer la crítica en la bitácora del susodicho. Tal vez esté ciego y no la haya visto, con lo que agradecería ser corregido.

    Es que el susodicho elimina los comentarios que lo cuestionan y que lo critican, o sea, uno puede literalmente gastarse los dedos en escribirle la crítica una y otra vez, que él no la admitirá para publicación.

    Responder
  15. @JosePol0

    Muy grande

    Andres :
    Muy divertida la entrada, maravillosa.
    Pues esta mañana yo también salí de excursión, llené mi mochila de cosas (bocata y refresco) y justo cuando salí por mi puerta vino un hombre y me dijo que le tenía que dar 1000 euracos por si iba a grabar a una escuela de negocios, ya que la escuela era privada y valía 35000 euros matricularse. Yo le dije que por supuesto que no iba a una escuela de negocios, solo quería ir al campo, le abrí la mochila y le enseñé lo que llevaba, ni siquiera llevaba cámara para grabar, así que creí que todo se solucionaría.
    Nada más lejos de la realidad, va el tío y me dice que justo esta mañana alguien entró en una escuela de negocios con la intención de grabar la clase y compartirla con los amigos y que por ese motivo todos los que fuéramos con mochila y saliéramos de excursión deberíamos pagar 1000 euros, por si alguien más se le ocurriera entrar a la dichosa escuela.
    En fin, yo que soy un tío de bien, pacífico y que no quiero complicaciones agaché la cabeza y le solté los 1000 euracos. Y como fui majete pues el hombre me invitó a un café. Estuvimos hablando y me dijo que la cosa iba muy bien, porque de hecho ahora cobraban a todos los panolis con mochila que salíamos a pasear y que recaudaban como para abrir 50 escuelas, y que lo mejor de todo era que la escuela en cuestión (la de los 35000 euros) tampoco veía mucho dinero, solo un pequeñísimo porcentaje. No recuerdo como se llamaban…
    Para despedirme el tío me dio una palmadita en la espala y me dijo: “Nos vemos ladronzuelo, y cuidado que a su hijo también lo veo salir con una mochila de vez en cuando…” Menos mal que me ha avisado, el peque es menor de edad todavía, pero al menos habrá que ir diciéndole lo que puede o no puede hacer. Qué mejor que nos lo dicten esta gente de bien.
    Qué coincidencia oye, creí que estaría bien compartir esta anécdota, ya que a ti también te ha pasado algo igual.
    ¡Un saludo!

    Responder
  16. @JosePol0

    Esta escuela de negocios me recuerda a mi facultad. Sobretodo en lo préstamo. Me encanta, entras el día que te haces la matrícula y una preciosa tía (con una 100) te da los buenos días y con una sonrisa en la boca te pregunta ¿Quieres financiar tus estudios con Santander? No me acuerdo que le respondí… ¿en qué estaría pensando?
    En fin, buena entrada Marcelino.

    Responder
  17. jftamames

    El segurata era yo y era mi avatar virtual. No soy un armario pero el avatar si. Lo tengo en outsourcing porque esa escuela no paga más. Avatar Shopping se llama. Es una empresa que he creado con el vivero de empresas de esa escuela. Se basa en imitar el modelo de que tienes un recurso de nivel MBA y realmente mandas al becario. Si el avatar se encuentra con problemas, marca el 092y miente como un bellaco. Activa el protocolo que ese mes tenga respuesta automática. La escuela me ha recomendado que use la del Maltrato a mujeres. A un Avatar no se le puede deterner. Si es que saben mucho estos de la escuela.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.