El discurso del odio en Twitter

por | 12 febrero, 2020

Buenas

Si yo les preguntara si conocen a alguien que use su cuenta de Twitter simplemente para mostrar odio siempre hacia la misma dirección seguramente me contestarían : ¿Uno solo?

He escrito bastante sobre la proliferación del discurso del odio en las redes y sus causas. Sin embargo creo que si en una plataforma está instaurado este mal es sin duda alguna Twitter. Y lejos de trivializar sobre este tema creo que puedo aportar algunas reflexiones sobre el porqué es así. Les invito a conocerlas. Será un minuto.

La principal razón por la que en las redes prolifera el odio es esta: El odio vende.

El odio es una moneda de cambio en unas plataformas donde interactuamos en base a recompensas. Ya sean likes, rts, favs, follows o como lo quieran llamar. Estos “inocentes reconocimientos” son moneda de cambio. Y las empresas que explotan las redes sociales lo saben perfectamente. Y lo que es peor, los usuarios de las mismas reconocen esta moneda o premio convirtiéndola en su objetivo.

El odio explotó en las redes. Antes uno podía identificar perfectamente a un troll. Eran un grupo bastante limitado y todos los reconociamos perfectamente. Ahora este comportamiento está tan generalizado que lo realmente anecdótico es encontrar un comportamiento civilizado. De hecho las grandes audiencias están llenos de “editores del odio”.

Un sistema basado en recompensas, (recuerden las monedas, “RT”, “Follows”, “Likes”, etc) y en la publicación de esos contadores tiene esa desventaja. Es más, cuando se califica la “influencia” en base a esas estadísticas, y estas se hacen públicas en perfiles y tweets, no solo los usuarios identifican a los “ganadores” o “líderes” en base a ellas, sino también a los perdedores. En Twitter “no eres nadie” si no estás atacando a alguien o algo. Es así. Basicamente si obtienes esas monedas/recompensas en formas de rts y demás eres un ganador, y si no lo haces un perdedor. Mal negocio. Este es el motivador psicológico más empleado en las redes. Somos así de simples. Cuándo pulsamos un RT, o hacemos un reply esperamos una recompensa. Sea del tipo que sea. Y cuando lo recibimos también.

La indiferencia no vende.

La mayoría de los influencers del odio saben perfectamente que el mejor mecanismo de conseguir atención no es reconocer nuestras propias carencias o defectos. Es culpar a un tercero. Y eso se hace continuamente. Siendo orgullosos como somos eso nos hace seguir a estos individuos e identificarnos con sus mensajes. La culpa de nuestras penurias y defectos siempre es de otro. El contrario. El enemigo.

Esto en debates que son mucho más complejos y requieren reflexión se traduce en la polarización y en grupos enfrentados. En Twitter pueden reconocerlos perfectamente. Animalistas vs Taurino. Derecha vs Izquierda. Feminismo vs Machismo.

Un riesgo muy alto, porque como siempre digo, para los grandes poderes, que curiosamente no se muestran nunca en las redes, el mantener una sociedad polarizada es sinónimo de mantener una sociedad mucho más manipulable y manejable.

Y el problema crecerá y crecerá mientras sigamos identificando como recompensas esas monedas que deberían avergonzarnos. ¿Realmente tener miles de rts o favs en tuits tan vergonzosos como vemos todos los días nos califica de algo que no sea animales?

Hace 5 años el problema en Twitter era el Spam. Ahora es el odio. Saturno está devorando a sus hijos.

¿Hay soluciónes? Pues sí, las hay. Pero implementar un sistema automatizado para reportar eso, promover incluso una “bula” para políticos para que expandan odio en bien de “la información”, eliminar cualquier rastro de humanidad pisoteando el contexto, perseguir a tuiter@s porque “algo habrán hecho”, no. Esa no es la solución.

En fín no les doy más la lata con esto. Solo les invito a reflexionar una vez más hacía donde nos va a llevar todo esto , y si hacemos algo para evitarlo.

Un saludo

Un pensamiento en “El discurso del odio en Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.