La insoportable y genial levedad del bloguer

por | 1 febrero, 2011

 

Cuando alguien dice que una de las características de la blogosfera es su permanente discurso sobre ella misma está confundiéndose.

Los blogs no son entes etéreos y virtuales con vida propia. Recuerda que lo que hay detrás de un blog siempre es una persona. Por tanto el permanente discurso sobre como son los blogs, los blogueros y la blogosfera no es más que una conversación sobre como son, piensan, opinan, odian, aman y se comportan las personas referente a multitud de temas y hechos.

Los blogs por tanto no pueden ser mejor que las personas, puesto que no infieren ningún tipo de superpoder a su propietario "per se". Si uno es estúpido su blog será estúpido, si tiene fobias sobre determinados temas, su blog será una colección de manías, etc. Tanto es así que cuando denuncia la falta de net etiquete y los malos modos de los blogueros no hacen más que retratar la sociedad en la que vivimos.

Si uno analiza el comportamiento de los blogueros con sus blogs y el de la sociedad en la que vivimos se dará cuenta que esta blogosfera es el fiel reflejo de la misma. Pongo unos cuantos ejemplos.

La copia de contenidos haciéndolos propios, sin citar a los autores no es más que la adopción del método más usado, desgraciadamente, en cualquier trabajo de la vida real. Una muestra del poco respeto que tenemos por el trabajo de los demás y el cómo lo usamos para escalar puesto.

La reiteración de temáticas una y otra vez puede ser comparable a como los medios y los políticos inculcan los mensajes que nos lanzan y luego repetimos hasta la saciedad. La repetición de contenidos en el mismo sentido es fruto de esto mismo. Nos dictan las agendas y temas continuamente desde los medios. En los blogs no iba ser diferente.

Los tops y los rankings no son más que la manera de decirnos a quien debemos apuntar nuestras miradas y prestar nuestros oídos. Es la misma fórmula que se usa en la radio para vendernos la música que debemos consumir, los premios cinematográficos para vendernos que películas debemos ver.

Los gurús son como los tertulianos de los programas de televisión que a fuerza de presentárnoslos una y otra vez en la pantalla creemos que saben de lo que hablan y opinan, cuando evidentemente no tienen ni idea en mucho de los casos.

La influencia de estos personajes está marcada por el número de medios en los que aparecen, y las veces que son mencionados por otros personajes que desempeñan el mismo papel, o aspiran a él. Simplemente están ahí y por tanto pensamos que lo que dicen debe ser importante. Nadie cuestiona nada.

La baja calidad de muchos de los blogs, que aunque respetable es inapelable, obedece a como somos en nuestra vida. Nadie por tener un blog es Cervantes, ni Gabriel García Márquez. Así pues escribirá como lo hace en la vida real, y los temas que tratara serán los que trata el 90 % de la gente. Nada existencial sino todo bastante previsible. Somos así. En los bares no hablamos sobre el significado de la vida y la muerte, hablamos de fútbol, famosos casposos y líos de faldas.

Las imágenes que publicará serán las mismas que ve en otros blogs, como vestimos prácticamente igual según la moda. La estética en general de su blog será la de adscripción e identificación a un grupo, justo como hacemos cuando decimos que somos pijos, progues, hip hoperos, góticos, etc. Mucho del pretendido carácter personal que otorga tener un blog se diluye en eso.  En definitiva hay muchísimos ejemplos más.

Así pues ¿Porqué insistir en desligar blogs y personas, pensando que la herramienta es más importante que quien la usa? ¿Porqué hablar de lo poderosa que es una herramienta solamente porque la utiliza mucha gente, si en realidad para lo que la usamos es para mostrar lo insignificante que somos?

La respuesta en mi opinión es que quien insiste en ello es probablemente porque ha hecho del uso de un medio de comunicación un negocio.

El resto son tan insoportablemente leves, como geniales

7 pensamientos en “La insoportable y genial levedad del bloguer

  1. Corral

    de nuevo muy acertado marcelino, no se nos puede escapar el hecho de que la herramienta es una extensión de nuestra mano, como decian los antiguos. En el caso de los blogs no tiene porque ser distinto, salvo que como tu dices, querramos otrogarles un poder o “características” de corte mas bien divino, sin mas que por la pretendida divinidad de quienes así los venden.
    Con respecto al resto, idem, creiamos que la 2.0 nos traería comunicación entre iguales, pero replica los mismos fallos que otras formas de comunicación asincronas, dirigidas, manipuladas, etc.
    En todo caso, y por aportar algo positivo, e insisto en el argumento inicial, la herramienta (el blog) como extensión de nuestra mano, o de nuestra voz, inquietudes, anhelos, etc y podemos sacarle partido e incrustar entre tanto trending topic, listas vip, gurus, tendencias (ruido al fin y al cabo),… nuestro pequeño grito de inconformidad.

    Responder
  2. Santo

    Yo a este respecto pienso que la cuestión es identificar blog con libro, o con periódico, o con diario, cuando es más correcto identificar blog con papel. Quiero decir: el blog no es un formato en sí, sino un soporte que puedes utilizar para distintos formatos: un blog personal es un diario; el mío, por ejemplo, es más una revista literaria unipersonal; otros hay que son magazines de variedades; panfletos políticos, cuadernos de tecnología… Y así ad infinitum.

    Responder
  3. eraser

    ende luego … hay otras vías …y estan en la misma … igual q hay otros mundos… pero están en este .. 😉
    saludos y salud

    Responder
  4. Arlu

    Marcelino:
    Hoy por casualidad encontre tu blog, me gustó lo que leí, esta ultima entrada donde hablas de que los blog son el reflejo de quienes somos los que bloguean es una realidad, te visitare siempre que pueda.
    saludos

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.