Me compro un desodorante de dos euros

por | 18 julio, 2009

 

He acompañado a mi hermano a recoger un cuadro suyo que había enmarcado. La tienda estaba  en un centro comercial. Al lado había una perfumería de esas majas. Se me ha acabado la que usaba y tenía ganas de una colonia que usaba hace unos cuantos años. Obsesion de Calvin Klein. Así que allí me ido. He preguntado a la dependienta por un desodorante. Me ha mirado de arriba a abajo y me ha entrado el espíritu de Shin Chan.

– ¿Que desodorante querías?

– Uno normal, un Sanex. (Es el que mejor me va)

– Ah, pues mira por ahí. Me ha dicho señalándome con el dedo un mostrador.

Pues allí he mirado y lo he encontrado.

Luego me he dirigido al mostrador de Calvin y la chica ha mirado como diciendo, ¿un tío así, de 130 kilos, con una camiseta de motero, que usa Sanex, Calvin Klein?, Y se ha venido detrás por si delinquía.

Yo he cogido mi colonia y me ido al mostrador directamente como si no la hubiera visto. Cuando ha llegado me ha vuelto a mirar de arriba abajo.

– ¿Como lo vas a pagar?

– CON SANGRE, le dicho yo abriendo los ojos mucho.

La tía ha dado un respingo y ha puesto cara de llamar a los Geos.

– Es broma, la he dicho. Efectivo

Lo pago y abro el envase. Ella me sigue mirando alucinada. Me pongo un poco en la muñeca y la digo.

– Huele, la digo

Ella, por no llevarme la contraria, huele.

– ¿Ves?, así huele un tío que usa un desodorante de 2 euros.

Me doy la vuelta y me marcho.

Mi hermano está en la puerta con el cuadro, tronchándose de risa.

Etiquetas de Bitacoras :

0 pensamientos en “Me compro un desodorante de dos euros

  1. Roger

    jajaja «CON SANGRE»… hubiera querido estar por ahí para verla, saludos Marcelino

    Responder
  2. Eva Luna

    Bueno, creo que la chica hacía su trabajo. Cuando no hay ningún punto de referencia que nos indique quién va a robar y quién no, sólo su aspecto físico, ocurren estas cosas. ¿ Qué habrías hecho tú en su lugar ? Es probable que lo que ella hizo.
    500 pavos si tú nunca has juzgado a nadie por su apariencia.
    Una historia: yo tengo q usar mascarilla a menudo, en determinadas situaciones. Aqui la gente es muy cateta, son gente con mentalidad cateta. Cuando llevas mascarilla, la gente se aparta, no sé si por miedo, por el » me puede pasar a mi» o por pensar que tengo algo contagioso. Y por mucho que les mire yo fijamente, ellos siguen mirándome, como si fuera un monstruo, que además de ser monstruo, soy ciega y estúpida, pues creen que no me doy cuenta de que me miran y de que se apartan. Yo creo que soy un reflejo de sus propios miedos. Dime, ¿ qué pensarías tú si me vieras por la calle con una mascarilla sin conocerme de nada ? ¿ pensarías que padezco sensibilidad química y q me protejo de ti? probablemente no. Es más, ni siquiera yo misma lo pensaría si yo no padeciera esta enfermedad. Es probable que yo pensara lo que todo el mundo. Es muy probable. Pero sabes qué? Hace mucho que dejó de importarme lo que piensen los demás.
    Respecto a tus otras entradas, tan valientes como siempre. Quiero comentarlas. De hecho estaba comentando una de ellas, y zas, todo a la mierda. Se fue a ninguna parte.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.