¿Por qué blogueas?

por | 21 febrero, 2012

 

Esta entrada fue escrita hace unos cuantos años. Hoy cumplo 8 haciendo esto. Juntar letras en un blog. Creo que es adecuada para un momento así. Muy poco ha cambiado

 

Buenas

Quería hacer una entrada emocionante sobre lo que significa bloguear. De esas que le marquen a uno. Pero no sé cómo. El intentar contar que uno escribe un blog por que le duelen  las cosas, se ha transformado en algo casi rutinario. Así pues lo que iba a escribir sobre los desamores, las lejanías, y los reflejos en el agua lo he tirado. No me vale. Me sonaba a blog de adolescente. Pensé escribir sobre la desigualdad, los mil-euristas, la crisis, el paro, 4 millones, corruptos, los bancos. Más de lo mismo, me dije, y pasé del tema.

Luego quise hablar de alguna chica. Eso siempre gusta. Lo de la piel contra la piel, los besos, el ser amable y fiel. Pero tampoco he encontrado a nadie que aun recibiendo eso, al cabo de unos meses lo merezca. No. Definitivamente no era el tema adecuado.

¿Sobre la guerra de Irak, terremotos, catástrofes, narcotráfico, los palestinos, los cayucos?. No. Para eso están los informativos, y puestos a leer algo sobre eso prefiero a Poe. Mejor tampoco.

Los gadgets tampoco me interesan demasiado, porque siempre pensé que las cosas no cobraban animación por si solas, y hacían el trabajo de uno. Vamos, que era más importante saber usarlas, que tenerlas. Un último modelo de algo puede ser vistoso, pero siempre vendrá otro detrás, y uno nunca tendrá bastante. Así que de gadgets tampoco.

¿Creadores, SGAE, descargas, manifiestos, cultura, ministros  y ministras? Si juntáramos todas las cosas escritas sobre esto tendríamos la enciclopedia Británica. Y si elimináramos las cosas repetidas que se han dicho sobre ello igual una cartilla del 2, de esas de aprender a escribir. Tampoco.

Luego me encontré moviendo los dedos sobre un teclado,  intentando escribir para distraerme y pensar en algo que fuera realmente importante. Algo que me permitiera decir a quien me lee que tengo cosas que ofrecer, que me siento humano, que me interesa el mundo que me rodea, que me gustan los pimientos, que a veces me siento eufórico, a veces solo, y pocas, pero por eso más queridas, contento y pleno. Por lo que veo es imposible. Soy uno más en Internet. Un contacto de esos de Messenger. Un blog. Una puta mierda, por lo que se ve.

Pero no importa que no le emocione a nadie, ni le interese lo que cuente. Yo sé que es verdad, que lo siento así, que creo en lo que digo, que me gusta la puta vida, y oler el pelo de mi hija. Fijarme en algún culo. Las buenas noticias. La cerveza bien fría. Reír y bromear sobre lo que los demás solo susurran. Que me acuerdo de Asturias, de los prados. Que sueño con mis abuelos, y me despierto sonriendo. Que solo pongo interés en lo que hago. Que me dan por culo los tops, los gurús, los mass media y los videos que hacen los partidos políticos para vendernos motos. Que tengo rollo y cuerda para rato.

Otras me enfado. Mucho. Y me da por arrojar guijarros a gigantes que pisan críos. Meterme con charlatanes que exhiben brebajes y elixires que si uno los toma se vuelve invencible, o con tipos que van poniendo mantas en cualquier despacho vendiendo hasta a su madre si pudieran. Pero no me hagan caso, o sí. En fin, nunca tuve  buen carácter dependiendo sobre  que cosas.

Y muchas veces sonrió, o me preocupo por mi mala ortografía. Pero pienso que quizás alguno de los que lo visitan piensa como yo. Y haga lo mismo en su blog. Escribir, llorar, reír, fardar, ligar, enamorar, lamentarse, y mil cosas más. Lo que quiera. Porque ese blog, ese espacio es su trocito de libertad en Internet. Su reino. Su posibilidad.

Me gusta escribir un blog, porque así recuerdo. Sé que días estuve mucho peor, y días que estuve mucho mejor. Que la vida tiene eso. Malas y buenas cosas. Y que en realidad uno bloguea porque refleja en ello lo que le sale de dentro. Lo que no le dejan decir. Lo que no puede contar. O en cambio farolea, fanfarronea, se tira el moco. O simplemente como en mi caso, intenta ser sincero. Tan sincero como lo es en la vida.

Y la gente eso lo ve raro. Tan normal, como raro. Pasa de largo buscando blogs con purpurina, vídeos, Web 2.0, señores encorbatados que hablen mucho, aunque no se les entienda, grandes negocios por venir, que nos hacen sentirnos empresarios como si nos fuera a tocar la lotería. U opinar sobre temas de actualidad, como si realmente importara lo que dijéramos, aunque luego seamos incapaces de abrir la boca para dar los buenos días al vecino de casa, y preguntarle cómo va la vida.

A mi me gustaría que un blog fuera verdad. Tu verdad. Tu forma de ver las cosas. Tu opinión. Tu voz. Y me gustaría que lo fuera porque hay tan poca en este puto mundo, que mejor que no niegues la tuya propia. Si pocos la leen, o pocos la oyen, dará lo mismo. Después de todo, ¿Quién se para a oír a nadie hoy en día?. Ya sabes, que aquí al menos, puedes hablar.

Mientras, agradezco tu visita. Y sean muchas o pocas, me da lo mismo. Lo agradezco igual. Quería decirlo. Pero es que no me sale una entrada emocionante. Perdona si te he aburrido.

Pero un blog hasta puede ser eso. Aburrido.

19 pensamientos en “¿Por qué blogueas?

  1. KHORNE

    Yo ya llegué hace un tiempo a la conclusión de que al final, escribo por que lo necesito. Es una necesidad de primer orden, como para otras personas, lo es el comer o el dormir, tal vez refleje un poco mi caracter, mis deseos y mis preferencias, en algunos escritos personales, cosa que siempre a jugado en mi contra, trabajando para una administración.

    Soy consciente que he dotado de mucho poder, escribiendo en un medio público el cual, en mi pueblo es bastante conocido, y al cual, jefes, amigos incluso enemigos, han tenido acceso.

    Pero como ya he dicho, es tal la necesidad de exteriorizar emociones, que compensa el riesgo que se corre (dejar de ser anónimo). Sueños, deseos, nostagia, desamor, denuncia, todo vale en la entrada del día, si eso me ha ayudado a vomitar un poco de fustración y furia.

    ¿Adolescente?, si tal vez, pero ¿por que tienen que tener los jovenes el monopolio de expresar los sentimientos?, tengo que guardar los mios, como maduro adulto y digerirlos en silencio.

    Yo no se la mayoria de gente, yo escribo, por que lo necesito, por que me gusta y por que… !Qué cojones!, por que me sienta bien, emocionalmente, el hacerlo.

    Tambien he de reconocer, que si escribo muy seguido, me saturo y llega un momento, en que veo esto como una obligación, mas que un disfrute. Cuando ocurre esto, me tomo unos dias de mi vida virtual… y dejo de entrar en Matrix.

    Un saludo Marcelino

    Responder
  2. eraser

    q xq blogueo? …q xq blogueo? … yo no blogueo… yo escribo y me ex-preso… q pa so soy un ex-preso ex-presante 😉
    sí zeñó … un placer leerle… x eso… x lo otro… y x lo d + allá

    Responder
  3. Callejero

    Me quedo con esa parte en la que has dicho “por lo menos aquí se puede hablar”. Creo que llevas mucha razón, te puedes desahogar y sin miedo a que nadie lo censure…por lo menos de momento. SALU2

    PD: En la entrada sobre la pedofilia te pido perdón, creo que llavas toda la razón, unicamente que cuando se trata de niños me da un nosequé…

    Responder
  4. Diva Gando

    Me ha gustado tu entrada y no me parece para nada aburrida. Me sorprende verte o descubrirte mejor, tan sensible cuando has colgado esa imagen tuya tan “macarra”, con gafas de sol, camiseta de calavera y fumando un pitillo… Lo que nos vuelve a recordar que no hay que dejarse llevar nunca por la apariencias.

    Me quedo con lo de recordar. Cuántas cosas recordaría yo de haber blogueado mucho antes. Cuántas cosas podría contar a mis hijos después.

    Eres un tierno.

    Responder
  5. leibovitz

    Qué bonito, a mi no me aburres. me recuerdas a un vecino de mi abuela de Pola de Siero que tb se llamaba Marcelino. Y claro, ahora me entero de que tienes orígenes asturianos. Pues nada. Sello de calidad, querido 😉

    Responder
  6. a.c.

    Esteee… salvo que, a mi parecer, “tu verdad” “tu forma de ver las cosas”, mira, de resto… ¿donde se firma este manifiesto?, que estampo ahora mismo mi teclado

    😀

    Responder
  7. a.c.

    entre “tu verdad” y “tu forma de ver las cosas” puse un símbolo de “no igual a” pero se lo tragó como una etiqueta HTML vacía… pero eso, que no hay una verdad, hay maneras de ver las cosas, pienso yo 🙂

    Responder
  8. iriaka47k

    Bueno, para empezar me sorprende haber llegado hasta aquí porque recuerdo perfectamente leer hace años tus dos espacios del Space Live creo, uno naranja sobre como personalizar nuestros espacios y otro verde? en el que contabas cuentos creo.
    Lo leía todos los días la verdad, y por eso me ha hecho bastante ilusión llegar hasta aquí, aunque sea una persona anónima más.
    Yo tengo un blog desde hace muy poquito, pero la verdad es que escribo desde hace mucho más y siempre quise hacerlo medianamente público, y la verdad es que me he sentido identificada con este texto, porque yo escribo lo que siento y aunque a la gente no le interese leerlo, a mí sí que me gusta escribirlo y punto.

    Creo que voy a retweetear esta entrada..!
    Un saludo 😀

    Responder
  9. Antonio E. Zafra

    Que pasen tantos años y un texto pueda continuar vidente aún puede ser alegre o triste. La primera significa que esa persona no ha cambiado en absoluto y sus metas continúan intactas.

    La segunda nos demuestra que el mundo no ha cambiado. Ni el mundo ni las personas que en él habitan. Que las injusticias continúan vigentes y lo que es peor, que nada o casi nada hemos podido cambiar pese a nuestro empeño.

    Responder
  10. JuanM

    Marce, muy importante eso de “mirar un buen culo”, y es que entre webs 2.0, redes sociales, inversiones de riesgo, … uno al final mira un buen culo al pasar y dice “esto, esto es lo que mola”, jajaja

    Responder
  11. Blanca

    Vamos a actualizar esta entrada un poco, bueno, bastante, porque yo no había leído y he sonreído contigo. También me enfado, no contigo, sino por la mierda que pasa por nuestros ojos todos los días.
    Por los sueños de Asturias y de tus abuelos, el olor del pelo de la niña…

    Por mi blog que es tal cual describes en general, y, como no, lo más ha sido lo del culo, jajaja.
    Marce, eres estupendo..

    Abrazos!

    Responder
  12. Betsi

    “me gusta la puta vida, y oler el pelo de mi hija”
    Para mí: eres genial. Me gusta leerte y admiro tu loable labor. Te conseguí por internet hace más de 6 años y cuanto nos recomendabas y enseñabas era asunto de ponerlo en práctica.
    Empecé a bloguear empeñada en armar un puzzle, de nunca acabar, con piezas únicas y especiales. Provienen del corazón de mi madre regados por el mundo entero.
    ¡Felicidades y felicitaciones!
    Betsi.

    Responder
  13. mismavelocidad

    Me he sentido tan identificada con el primer comentario… Escribo en un blog porque lo necesito, porque digo mejor las cosas escribiendo que hablando, porque escribir me libera y me siento menos pesada. Porque siento que he ocupado una parte pequeñísima de Internet y no me importa que nadie me lea pero me alegra cuando alguien me deja un comentario y me dice que se ha sentido identificado. Porque escribir Lo necesito pero no me sentiria completa si no lo compartiera. Y porque me sirve para aprender de mis errores pasados.
    P.D. Me gusta mucho la entrada

    Responder
  14. Carlos

    Nunca me canso de leerte. Me haces pensar. Aveces mucho. Me haces reír y siempre he aprendido algo, siempre.
    Pero escucharte no hace mucho en Cataluña Radio, y ver que se te valora muchísimo me hizo sentirme orgulloso de tu amistad, y después de la entrevista y todo lo que comentaste, sigues y sigues y sigues…. eres grande Marce.
    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.