Reparto de sobres

por | 21 enero, 2013

 

Repartir sobres con dinero negro no es difícil, ni tiene mérito alguno. Lo que sí lo tiene es pagarlos y aceptarlos. O quedárselos.

Tienen mérito porque uno debe engañarse pensando que es mejor que los demás para hacer eso. Qué es mejor que los que no los reciben. Qué es más inteligente. Más trabajador. Más guapo. Más alto. Mejor. Qué lo merece. Sí , lo merece. Los demás no. Él sí.  Aunque el sobre despida el hedor del delito. Del abuso. Del engaño. De la injusticia. Él , quién lo recibe, o quién se lo queda, lo merece.  Y quién lo paga porque sabe perfectamente que estos, los que los reciben, tienen un precio y que eso es una autopista para conseguir lo que él también merece. Estar por encima de todos. Literalmente

No miren tanto a quien lo reparte, (que también), y miren  a quién lo recibe y a quién lo paga. Por débiles y ambiciosos. Por peligrosos

Y a ambos por corruptos y despreciables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.