Ateo 2.0

por | 10 julio, 2009

 

Me pregunto también si aquello de la conversación, la revolución en lo social que se produciría cuando los otrora espectadores se convirtieron en protagonistas, el periodismo ciudadano como 5º poder y todas esas cosas que llevamos oyendo tanto tiempo en realidad no fue una gran mentira. De las más sucias. Yo creo que nunca fue verdad. Simplemente nos usaron. Dijeron que éramos muchos, muchísimos blogs y cada vez habría más, y a fuerza de eventos, medios y señalarse unos a otros se pusieron la casulla de sacerdotes para que los medios los reconocieran y fueron pasando el platillo en todo sarao, evento o empresa que se lo creyó. Eso hicieron estos mercaderes. Y miren que era fácil adivinarlo a poco que nos fijásemos. Piensen que han hecho estos tipos por la blogosfera, por todos ustedes, los que escriben, los que comentan y los que nos leen, y luego sopesen que ha hecho la blogosfera por ellos encumbrándolos, o encumbrándose, por encima de nuestros hombros y mirándonos de arriba a abajo, y ahora incluso amenazándonos en el peor de los casos, o negándonos llevarles la contraría fiscalizando y censurando los comentarios en sus santos blogs.

Luego cuando vieron que aquello no rendía nos declararon muertos y se auparon otra vez con la misma maniobra en nuevas empresas. Esta vez en las redes sociales y el nanobloguing. La misma jugada. Exactamente la misma.

Y aquí nos quedamos todos con la boca abierta, sin dar crédito, viendo como ahora actúan exactamente al contrario de lo que nos predicaron e hicieron creer. La publicidad no molaba, ahora es imprescindible. Antes era el poder del pueblo, ahora hay que profesionalizarse. Antes todo el mundo podía decir lo que quisiera, ahora váyase a una red social que no queremos ni oírle. Antes las empresas temblarían, ahora ellos son las empresas. Había que escribir, ahora rellenar 140 caracteres. Todo así. Le dieron la vuelta completamente y nosotros dijimos amen.

Me asalta la duda de si todavía existe la oportunidad de retomar las herramientas que la tecnología ha puesto a nuestra disposición para dar un giro de 190 grados a todo esto y reconducirlo al camino del que nunca tendríamos que haber dejado que nos apartaran. Lo social, lo cultural, la educación, la reducción de la brecha digital, la opinión libre, la crítica constructiva, la defensa de la libertad de expresión y no la libertad de linchamiento, la exposición por los ciudadanos a alternativa a las políticas tan nefastas y a la codicia que nos ha conducido a esta situación de crisis generalizada tan grave que padecemos, nos está esperando.

Dejemos a estos falsos guías con sus becerros de oro, hablando de sus nubes y sus nano-no seque y pongamos a trabajar por ello. A fin de cuenta las revoluciones las hicieron siempre los obreros, aunque en la foto saliera algún iluminado.

Es lo que siempre debimos hacer.

Aunque ya les aviso que tal como están las cosas ya pueden llamar a mi empresa o al santo Papa que si siguen abriendo su bocaza en esa línea, yo no me pienso callar. Me he cansado y me declaro ateo de la Santa Iglesia 2.0. Después de todo nunca les vi pedir donativos para Vicente Ferrer, y sí para sus negocios.

 

Etiquetas de Bitacoras : ,

0 pensamientos en “Ateo 2.0

  1. jftamames

    Efectivamente. ¿Cuántos necesitan creer en algo para seguir huyendo de si mismos? Poner la esperanza en que el hombre se salva a sí mismo, con cada invención, cada ideología, por se sólo la última es penoso. Yo también me declaro ateo 2.0, sin duda en el sentido que dices. Prefiero esperar a que los listos se cansen y dejen pasar a la gente normal. Sólo te puedeo poner un pero. Yo no he perdido la esperanza. En el fondo esos listos nos hacen perder el tiempo, sólo eso.

    Responder
  2. jftamames

    Como diría un premio nobel y traducido sin mucho tino del danes “ni de coña”. ;

    Responder
  3. carlos

    Yo me declaro ateo, pero creo que en realidad deberiamos ser otra cosa (anteo?). Aquellos que negamos incluso la validez de la palabra dios.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.