El valor de sus negocios y nuestra responsabilidad

por | 10 abril, 2012

 

 

Buenas

Me daba mucha pereza hablar de la compra de Instagram por parte de Facebook. Muchísima. Más cuando la historia de las compras y recompras en busca del filón de oro en la red está llena de sonoros fracasos y grandes perdidas más que de éxitos. Es normal que esto suceda, incluso en España. Por ejemplo, en el año 2003 Telefónica, en pleno boom de las .com compró un portal español llamado Olé por cerca de 12 M de Euros. O la compra de Tuenti, otra vez por Telefónica. en 2010, después del estallido de la burbuja tecnológica hace apenas 9 años. Pero como les digo  uno cree que no hemos aprendido nada. 

No me interesa. Uno se cansa de ver como ya el axioma de que las cosas valen lo que uno quiere pagar por ellas se ha transformado en que las cosas valen lo que unos dicen que hay que pagar por ellas, sea cierto o no. Todavía las grandes redes sociales no cotizan en bolsa, y eso significa algo para el que lo quiera ver. Yo quiero hablar sobre la oportunidad que estamos perdiendo los usuarios a mi modo de ver

Hasta hace poco Internet era un terreno de empresas, universidades y organismos oficiales. Poco más. Con la llegada de lo que han etiquetado como Web 2.0 ya no es así. Ahora Internet es un terreno donde los contenidos y usos están en manos de los ciudadanos. ¿Cierto? Las grandes empresas adquieren valor por el número de usuarios. Y el número de usuarios está en relación al servicio prestado. Sea excelente, o simplemente útil. Ambas cosas sirven.

Por tanto el valor que se supone que tienen las redes sociales en en realidad está el trabajo, los datos, y sobre todo tiempo que diariamente gastan un montón de personas. No máquinas, ni hierros.  Por tanto me pregunto cómo continuamente hablamos de que Internet proporciona Libertad a los usuarios, cuando esta libertad está perfectamente tasada y puesta precio. ¿No será que en realidad puesto que las empresas se valoran por nuestra participación , y este es generado por nosotros mismos, somos víctimas de una gran ilusión que está continuamente alimentada y promocionada por los mismos que luego la venderán o compraran?

No obstante la única manera que tenemos actualmente de hacer notar ese valor es la elección del servicio que queremos usar. Si no me gusta esto, me voy a otro. Lo importante, a mi modo de ver, es que cuanto más valoren las empresas nuestro tiempo, nuestras fotos, nuestros escritos, nuestras búsquedas, sería mejor momento para hacer hincapié en que el poder que están amasando con su ambición es posible volverlo en su contra. Esto es: Sus negocios no valen nada sin nuestra participación y nuestro tiempo.

Y eso es lo que quiero transmitir. Y algún día podemos recordárselo, pero para ello quizás será bueno el que ustedes y yo adquiramos consciencia de que ellos no nos regalan nada, y que compren o vendan, sin nosotros no son nada. El poder está en nuestras manos, no dejen que les engañen las cifras. Mañana Tuenti, Facebook, Twitter, la que quieran, no cuenta con nuestras visitas y se acabó. Por tanto exijan, no pidan, exijan, que el intercambio sea reciproco y que las redes sean seguras para los menores, por ejemplo. Si ellos no cumplen, ustedes pueden hacer que su negocio se vaya a pique. Sean responsables.

Quizás entonces hablaremos menos de empresas y más de libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.