Todos son Sánchez Dragó

por | 29 Octubre, 2010
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0Share on LinkedIn0

 

Buenas

Me resistía a escribir sobre el asunto de lo que publica Sánchez Dragó en su libro. Tampoco voy a entrar en detalles, ni voy a hacer una defensa de un imbécil como este señor. Pero sí quiero señalarles algunas cuestiones sobre este asunto, porque lo que realmente me tiene asqueado de este tema es que los mismos que callan, y llevan callando meses, sin mover un sólo dedo para evitar que pederastas que publican fotografías de señores follándose bebés y violaciones de críos, sólo apunten a este tema si hay por medio una oportunidad de lanzar un ladrillo a quienes comulgan otras ideas. Esto es un hecho, no una opinión. En la red y los medios ustedes, como yo, llevan viendo, leyendo y oyendo historias de sotanas y niños, y de Dragó, y me parece bien que se haga porque los hechos son así de graves. Lo que no me parece bien es que el baremo no se emplee con las multinacionales en la red, los pederastas que se exhiben impunemente y pedófilos que intentan abusar de críos, y sobre todo, con los políticos y autoridades, de una y otra tendencia porque aquí sí que son todos, y no uno, que lo consienten.

Dicho esto les aclaro que lo verdaderamente escandaloso del tema Dragó es que lo que dijo este señor, y lo he leído detenidamente, no es ningún delito no en Japón, si no en España. Por si nadie se lo ha contado todavía les diré que la edad de consentimiento sexual, es decir, la edad en la que se pueden tener relaciones sexuales consentidas, insisto, consentidas, en España es 13 años. Si Dragó dijera que no hubo dinero por medio, con lo cual hablaríamos de prostitución de menores, o no hubo engaño, no estaría cometiendo ningún delito. Seamos claros, si Sanchez Dragó no contara que la historia asquerosa que ha contado sucedió en Japón, sino en la Gran Vía de Madrid, no habría cometido ningún delito. Ni por hacerlo, ni por contarlo. Legalmente, insisto. Es más, en España, protegemos tan bien a nuestros hijos, y lo digo para que se vayan enterando los que piden que metan a este tipejo en la cárcel por pederasta, que la apología de la pedofilia o la pederastia, como tantas otras cosas que ponen en riesgo a nuestros menores como la anorexia, no es delito. Eso con un código penal recién reformado. No es delito. Y eso posibilita que muchas webs y foros, conocidos por las autoridades y la misma policía, lleven años operando en España, no en Rusia o en Tailandia, contando de puño y letra como se follan niñas de menos de 2 años, no de 13, de 2. Cómo si usted le da por hacer una pintada de 3 metros escribiéndolo en una pared blanca. Lo multarán por ensuciar una pared, no por lo que dijo. Ellos, los pedófilos y pederastas, lo hacen porque si no hay una imagen, o una prueba de que alguien cometió un delito inducido por lo que lee, que en la práctica es imposible, no hay caso. Años operando, insisto, y todos estos que gritan que hay que colgar a Dragó no son capaces de enterarse, ni lo quieren hacer, de cómo son realmente las cosas.

¿Saben quién es el responsable? Pues los tienen ustedes sentados en todos los bancos del congreso, en los despachos de la administración, en las comunidades autónomas, en las redacciones de los medios, y también, como no, detrás de un pc leyendo esto. Muchos de los que ahora señalan con el dedo ahora y  miran para otro lado todo el año. Y lo son y lo somos porque como siempre en esta historia, consentimos y usamos algo tan importante como es la protección de menores como una piedra contra otros en las ocasiones en que podemos sacar un beneficio de ello. Nada más. No nos importa el tema, sólo el daño que se pueda causar.

Mañana el tema Dragó se habrá olvidado, pero ellos seguirán escribiendo que se follan niñas, y usted no le importará. Ni a usted, ni a los medios, que llevan informados meses, con datos, pruebas e imágenes de lo que está sucediendo en la red, y callan.

Ojala el tipejo este hubiera dicho que se las folló conociéndolas en Facebook o Tuenti, igual así arreglaríamos esto de una vez. Pero no, ni para eso sirve el energúmeno. Y por supuesto, para mucho menos, los responsables de proteger a nuestros hijos.

9 pensamientos en “Todos son Sánchez Dragó

  1. Ignacio

    Hola Marcelino,

    perdona que me salga del tema Dragó. Acabo de conocer tu blog hace un par de días y realmente admiro tu tarea. Resulta que he estado buscando a través de los patrones que aparecían en spaces y Facebooks de pederastas y también he visto webs que abiertamente ofrecen fotografías (no sé si vídeos, he preferido no comprobarlo) de crías. ¿Es igual de difícil denunciar esto que los perfiles y grupos de redes sociales? La web es http://xxxxxxx/portal.html
    Muchas gracias por tu audacia.
    Un cordial saludo,

    Ignacio.

    Responder
  2. Fuge

    Yo creo que hay una diferencia entre la violación, los abusos o la explotación de menores y algo como lo que escribió Sánchez Dragó.

    Responder
  3. Fuge

    Él ha dicho que no fue así, que es literatura. Pero aunque fuera cierto, dado que la edad de consentimiento está en 13 años (12 en japón) Sanchez Drago NO COMETIÓ ningun delito. Que quede bien claro.

    Responder
  4. Inma

    Te sigo por Facebook (siempre comento y comparto) y te quiero dar las gracias por ponernos sobre aviso de todos estos temas. Tengo dos enanos, niño y niña, además de hermana, sobrinas y demás…así que me parece importantísimo que nos concienciemos, de una vez, de la poca importancia que tienen estos delitos para nuestros gobernantes…
    Gracias

    Responder
  5. Pilar Monreal

    Me ha gusta como has expuesto el tema, valientemente y abordando tan execrables actos delito como es el de la pederastia. No estoy de acuerdo con nuestro Código Penal al limitar la edad del menor a 12 años.
    Es difícil saber cuando un niño llega a tener suficiente madurez mental para dar su consentimiento, depende en cada caso del niño.

    Responder
  6. Rafael Sarmentero

    Comulgar.
    3. intr. Coincidir en ideas o sentimientos con otra persona.

    Intransitivo. Por lo tanto, “comulgar otras ideas” es incorrecto. “Comulgar con otras ideas”, es lo correcto.

    Estaría bien que usted leyera un poco y aprendiese algo. Por ejemplo, a escribir.

    Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *